Reflexión y Posicionamiento como punto de partida de la Inclusión.

Diversidad e inclusión

 

En el anterior artículo que escribí sobre diversidad e inclusión, hacía bastante referencia a los datos sobre este tema. Es comprensible ya que estos datos, sobre desigualdad y prejuicios son preocupantes, y aunque mejoran, lo hacen lentamente. A pesar de que hay estudios que demuestran la correlación entre la diversidad y mejores resultados empresariales. Los números importan, sin duda. Pero hoy prefiero comenzar hablando de personas.

Hablar de diversidad es hablar de personas, de todos y de todos nosotros, y del conjunto de características que nos hacen únicos. Un buen comienzo es, por un lado realizar un ejercicio de reflexión, y por otro, hacer otro ejercicio de posicionamiento.

 

El primero es una práctica de autoconciencia. Reflexionar implica necesariamente discutir sobre privilegios, ese conjunto de cosas que podemos hacer solo por ser quienes somos, y que el otro no puede hacer precisamente por lo que es. Por ejemplo: las parejas heterosexuales caminan de la mano de la calle sin preocuparse de ser juzgados o golpeados por ello; parejas homosexuales cuanto menos son juzgados.

Hablar de privilegios no se trata de culpar. Nadie pidió ser hombre, blanco, heterosexual, rico o sin discapacidad. Pero ocupar este espacio en el mundo trae ventajas y oportunidades que no se distribuyen de la misma manera a todos. Cuando se dice que una persona caucásica tiene privilegios, no significa que su vida sea fácil, pero sí, que no tiene dificultades extras. El privilegio tiene menos que ver con la culpa y más con las responsabilidades.

 

Y de aquí es de donde parte el segundo ejercicio, el de posicionamiento, que nos invita a preguntarnos desde dónde comenzamos. Es importante porque nuestro lugar de expresión puede llevarnos a tomar decisiones basadas en prejuicios o haciendo uso de generalizaciones indebidas.

El lugar del discurso es el espacio desde el cual nos relacionamos con el mundo. ¿Tiene el hombre un lugar en la discusión de Igualdad de Género en las empresas? Evidentemente sí, pero un lugar de partida secundario, ya que él no es el objetivo principal del machismo. De esta manera, cuando surge esta agenda, desde mi punto de vista, el papel lo deben jugar en primera persona las mujeres, porque tienen experiencia en el tema.

 

La Inclusión y la Diversidad no son problemas de gestión como cualquier otro. Son temas de negocio, pero no debe abordarse solo con datos. Una mejor planificación y un liderazgo más comprometido casi no pueden dar resultados si las personas involucradas en el proceso de inclusión, es decir todos los actores implicados, no reflexionan sobre los prejuicios y sesgos inconscientes que tienen.

 

Hoy te invito a identificar aquellos comportamientos que supongan una barrera para la inclusión de personas diversas, en el entorno laboral.

Soraya del Portillo

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ice cream caramels wafer sesame snaps jelly beans jelly. Chocolate tiramisu ice cream marshmallow liquorice. Gingerbread chupa chups gummies. Marshmallow cake tootsie roll.

Comentarios recientes